Problemas comunes de los perros en verano

10-Essential-Pet-First-Aid-Kit-Items_full_article_vertical

 

En verano, con las altas temperaturas, la proliferación de insectos, los paseos por el campo… se pueden producir nuevos tipos de problemas con nuestros canes, por ello, debemos prestar una especial atención y prevenirlos en la medida de nuestras posibilidades.

En este artículo te explicamos algunos de los problemas comunes de los perros en verano.

 


Golpe de calor

El golpe de calor es una subida de temperatura corporal interna del animal. Puede sufrirse después de exposiciones prolongadas bajo el sol, largos paseos y ejercicio en las horas centrales del día o dejando al perro en un espacio expuesto al sol y sin suficiente ventilación, como por ejemplo vehículos o pequeñas habitaciones o terrazas.

Los principales síntomas son dificultad para respirar, salivación excesiva, taquicardia y cansancio.

Cuando un perro está sufriendo un golpe de calor se debe rebajar su temperatura corporal, pero nunca debe hacerse de golpe, esto podría producir una hipotermia. Por ello no es recomendable darle agua helada ni colocar hielo sobre él. El método más rápido, seguro y sencillo es realizar un baño de inmersión con agua a temperatura ambiente.

Las razas como los braquicéfalos (hocico excesivamente corto) y los perros de pelaje denso y oscuro, son razas con mayor predisposición a sufrir un golpe de calor. Con ellos se debe extremar la precaución en los días calurosos.

Quemaduras

Además del golpe de calor, pasear en las horas más calurosas del día puede causar quemaduras en las almohadillas plantares.

Hay que tener especial cuidado con los llamados “suelos duros” como el hormigón y el asfalto. Las almohadillas son los zapatos de nuestros perros, y aunque son resistentes a muchas situaciones se debe tener cuidado con las altas temperaturas.

Los perros de piel clara y pelo fino, con zonas de piel no pigmentadas, o los que han sido recién pelados, también pueden sufrir quemaduras por la radiación solar. Estas lesiones suelen aparecer en el hocico y las puntas de las orejas.

Se recomienda el uso de protector solar especial para perros en esas zonas. Los protectores solares para humanos pueden ser tóxicos para los animales domésticos.

Parásitos externos

Parásitos como las pulgas, garrapatas, mosquitos y moscas se vuelven más activos en los periodos cálidos del año. Algunos pueden producir anemias, dermatitis alérgicas o transmitir enfermedades infecciosas.

En verano es fundamental que el perro utilice un desparasitador externo, como un collar o una pipeta. Tu veterinario te puede aconsejar sobre cuál es el más adecuado para tu perro.

Además en caso de exposición a pulgas o garrapatas, se debe fumigar el ambiente de contacto para eliminar tanto los parásitos como sus liendres y huevos.

Parásitos internos

Al igual que los parásitos externos, algunos parásitos internos aumentan su presencia durante la época de más calor.

Por ejemplo, algunos parásitos intestinales tipo gusanos acortan su ciclo vital y pasan antes de huevo a larva infectante en condiciones ambientales favorables.

Para prevenir parásitos internos es aconsejable una desparasitación preventiva y regular.

Deshidratación

La deshidratación es otro de los problemas comunes de los perros en verano. Nuestro can debe tener en todo momento agua a su alcance. Para evitar problemas de deshidratación se recomienda doblar el agua que se da al animal en los momentos de mayor calor.

La deshidratación puede causar malestar, diarrea, vómitos, problemas en la piel, gastroenteritis y dificultades respiratorias.

Espigas entre los dedos

Con el aumento de las salidas al campo por el buen tiempo es frecuente que el animal se presente cojeando o lamiéndose las patas.

Esto es muy difícil de evitar, lo único que se puede hacer es revisar las patas después de cada paseo y retirar las espigas que todavía no se han clavado.

Si se llega a formar el granuloma o absceso por una espiga, lo adecuado es intentar extraerla con mucho cuidado y apretar para vaciar el posible pus.

Como las patas están en contacto permanente con el suelo lo adecuado es acudir a un veterinario para que nos recete un antiséptico y que revise que no queden restos ni barbas.

Abandono

Lamentablemente el abandono también es uno de los problemas comunes de los perros en verano. Con la llegada de las vacaciones más perros corren la triste suerte de ser abandonados por sus dueños.

La mejor solución es concienciar a las familias que una mascota no es un juguete, sino un miembro más de la familia, que merece nuestro cariño y respeto.

1 comentario en “Problemas comunes de los perros en verano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies