Como colocar el bozal a tu perro por primera vez

img_como_poner_el_bozal_a_mi_perro_31322_orig

Muchas veces puede ser una odisea colocar el bozal a nuestro perro, además si no lo acepta con naturalidad puede que el animal esté todo el rato queriendo quitárselo y se puede llegar hacer heridas con las patas o rascándose contra objetos. En este artículo te mostramos unas pautas para conseguir colocar el bozal a tu perro por primera vez y que lo acepte con naturalidad.

El secreto para no desesperar en el intento es positivizar el bozal. Esto significa que el animal debe relacionar el bozal con algo positivo, ya sea juego, recompensas de comida… nunca como algo negativo o castigo. Si conseguimos esto todo será muy fácil.

ACOSTUMBRÁNDOLO DESDE PEQUEÑO AL BOZAL

El mejor modo para que tu perro no lo rechace es acostumbrarle desde pequeño.

Si sabes que tu perro cuando sea adulto, por su tipo de raza, va a necesitar llevarlo puedes empezar acostumbrándolo desde cachorro, de este modo cuando sea necesario ponerle el bozal para salir a la calle será algo totalmente normal para él y no debería existir ningún tipo de rechazo o molestia. Recuerda que siempre debe hacerse de un modo positivo, siendo cachorro quien introduzca el hocico. Nunca lo obligues a introducir el hocico, deja que sea el mismo el que tenga curiosidad, puedes ayudarle con premios o palabras de ánimo. Es importante dedicarle algo de tiempo y paciencia. Si lo haces bien desde el principio el resultado será perfecto.

CUANDO YA ES ADULTO

Si por el contrario nuestro perro ya es adulto y no está acostumbrado a su uso, es normal que responda resistiéndose. Por ello se necesita un proceso previo. En este caso debemos tener un poco más de paciencia y nunca olvidar que la colocación siempre debe ser algo positivo.

Para no frustrarnos en el intento no le enseñes a tu mascota a utilizar el bozal justo antes de salir a la calle. Lo ideal es practicar tranquilamente en casa de vez en cuando, hasta que consigamos que lo acepte y podamos salir a la calle sin preocupaciones.

Una de las cosas más importantes es escoger el bozal adecuado, tanto el tipo, como la talla. Se tiene que adaptar al hocico del can para que le resulte cómodo, para que no interfiera en su visión y para que sea seguro. En el artículo Tipos de bozal. Ventajas e inconvenientes encontrarás más información.

Con los siguientes pasos conseguirás colocarle el bozal a tu perro sin tener que desistir en el intento o que suponga un trauma para alguno de los dos.

  1. La primera vez que se lo enseñes déjale que lo huela y lo inspeccione y dale un trocito de comida a modo de recompensa. Con esto bastará para la primera vez. Es muy positivo repetirlo varias veces a lo largo del día.
  2. Al igual que si es cachorro nunca debes introducirle el bozal a la fuerza, cuando es adulto también dejaremos que sea él mismo quien introduzca el hocico. Puedes utilizar un premio y entregárselo a través de la rejilla, esto fomentará que el animal introduzca el hocico en el bozal de manera positiva. Debes premiarle con el bozal puesto sin atar. Al igual que en el paso anterior repítelo varias veces.
  3. Una vez ya acepte con naturalidad introducir el hocico dentro puedes ponerle las cintas de modo que queden un poco sueltas, premiarle, y quitárselo en seguida. Después puedes ir aumentando el tiempo con el bozal puesto; en principio empezaremos con unos cinco segundos, luego diez, quince, veinte y así hasta llegar al minuto. Prémiale cuando tenga el bozal puesto, no cuando se lo quites. Si notas que el perro se agobia reduce de nuevo el tiempo y repite varias veces antes de volver a incrementarlo.
  4. Cuando ya lo acepte con naturalidad coloca bien las cintas y acostúmbrale a llevarlo puesto paseando por casa o en algunos ratos de juego, de este modo tu perro lo seguirá asociando a experiencias positivas.

Es importante que la primera vez que salga a la calle con el bozal puesto no sea un paseo muy largo. Iremos aumentando el tiempo poco a poco para que se acostumbre paulatinamente y no aparezca ninguna dificultad.

Siguiendo estos pasos con paciencia nuestro compañero aceptará el bozal de un modo positivo y sin problemas. Es importante tener paciencia y dedicarle el tiempo que sea necesario, no desesperes si durante los primeros intentos el perro cabecea, se retira o intenta quitárselo, sigue los pasos detenidamente y repítelos las veces que sean necesarias antes de pasar al siguiente punto. Después la recompensa es para siempre.

Es importante saber que NUNCA hay que utilizar el bozal como castigo, por ladridos excesivos o por otros problemas de conducta. Recuerda que para él tiene que ser algo positivo. Si lo utilizas para castigarle conseguirás que tu perro acabe odiándolo.

que-puedo-hacer-para-que-se-habitue-mi-perro-al-bozal

1 comentario en “Como colocar el bozal a tu perro por primera vez

  • Yo también estoy interesado en el mundo canino al igual que muchos de los lectores de esta publicacion, por eso pretendo ayudar a las personas interesadas con el entrenamiento canino con un completo tutorial para el adiestramiento de perros que podran encontrar en la siguiente direccion.

    http://flv503.3a2.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies