Como actuar con un perro con miedos


Es fácil reconocer cuando un perro tiene miedo;  agacha las orejas, encorva los cuartos traseros y esconde el rabo entre las piernas. Estos son los síntomas más conocidos y los más fáciles de detectar, ya que muestran un nivel medio o avanzado de miedo.

Existen otras señales más sutiles que también muestran miedo o estrés; lamerse el hocico sin presencia de comida, bostezos intensos sin que el animal esté cansado, ceño fruncido y orejas hacia atrás o los lados, estar demasiado expectante y lo vigila todo, rechazo de la comida, o alejarse frente a algún estímulo en particular. Estos síntomas no es necesario que se muestren todos a la vez, pueden mostrarse por separado o varios de ellos simultáneamente.

 

NO ES FÁCIL TRABAJAR CON UN PERRO CON MIEDOS, SE NECESITA MUCHA PACIENCIA Y HACER LAS COSAS AL RITMO DEL ANIMAL. NUNCA A TU RITMO. SI CREES QUE ERES PACIENTE Y CAPAZ AQUÍ TE DEJO UNOS CONSEJOS PARA QUE SEPAS COMO DEBES ACTUAR Y AYUDAR A PALIAR ESOS MIEDOS DE TU PELUDO.


LO MÁS IMPORTANTE

Lo más importante que debes saber es que los miedos ni se castigan, ni se recompensan. Esto quiere decir que no debes regañar a tu perro por tener miedo, pero tampoco debes acariciarlo o tranquilizarlo, él lo entenderá como una recompensa y lo único que conseguirás será aumentar su ansiedad. Muchas personas actúan con los perros del mismo modo que lo harían frente a una persona e intentan relajarlo con palabras suaves y caricias, de este modo lo único que se consiguen es recompensar y afianzar el miedo del animal.

Tampoco debemos coger al perro en brazos ante una situación de estrés para él, aunque sea un cachorro de tamaño pequeño. La sobreprotección no es sana, lo único que conseguiremos con ello será tener un perro temeroso.

     

 


Existen varias formas de tratar los miedos, las más utilizadas y conocidas son las técnicas de desensibilización e inundación.


DESENSIBILIZACIÓN

La técnica de desensibilización consiste en acostumbrar al perro de forma progresiva al estímulo temido. La progresión debe ser tan lenta como el animal necesite. Es el mismo perro el que marca las pautas para poder ir avanzando progresivamente.

INUNDACIÓN

La técnica de inundación consiste en someter al perro al estímulo que teme y no apartarlo del estímulo hasta que se dé cuenta que no existe ningún peligro. Esta técnica muy arriesgada, ya que en el momento que sometes al animal al estímulo no puedes abandonar hasta que no se relaje al 100%, esto puede ser al cabo de 5 minutos o al cabo de 5 horas. Es una técnica que solo debería ser utilizada por expertos.

En los dos casos es el animal quien debe darse cuenta por sí mismo que no ocurre nada.

 


Para finalizar el artículo, comentaros que existe una tercera forma de tratar los miedos, la cual es la mejor de todas. Esta técnica es la habituación.


HABITUACIÓN

Consiste en acostumbrar al perro desde que es pequeño al mayor número de estímulos posibles, con ello conseguiremos dos cosas; la primera es que a todo aquello a lo que el perro esté acostumbrado no le temerá cuando sea mayor, la segunda es que crearemos un perro con un carácter seguro. Estará habituado a encontrarse con situaciones nuevas y esto hará que sea un perro seguro y poco temeroso.

 

Espero que con todo esto sepáis un poco más como tratar a vuestro perro si muestra señales de miedo o estrés. Pero no olvides que ante un miedo severo o un desconocimiento de como aplicar las técnicas lo mejor siempre es acudir a un profesional.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies